Especialistas en control de plagas. Resultados garantizados, al mejor precio.

El factor humano, causa de las plagas de topillos

las plagas de topillos campesinos las ha provocado el hombre

11 Junio, 2015

El topillo campesino (Microtus arvalis) está considerado en la actualidad una de las plagas más importantes de las zonas agrícolas de Castilla y León. Lo curioso, tal y como hemos visto en anteriores publicaciones, es que esta especie de roedor ha estado tradicionalmente ausente de las llanuras cultivadas de esta región de España. Hasta finales de los años 70 del siglo pasado, su distribución estaba limitada a zonas de montaña. Sin embargo, en sólo 20 años, el topillo ha sido capaz de colonizar y extenderse por varios millones de hectáreas de cultivos agrícolas; provocando severos daños en las cosechas, con sus correspondientes pérdidas económicas, así como un importante impacto ambiental asociado al uso de rodenticidas para el control de sus poblaciones.

Por tanto, el topillo en Castilla y León se ajusta perfectamente a la definición de especie invasora, puesto que en un corto periodo de tiempo ha podido colonizar una extensa área en la que no estaba presente, multiplicarse y ocasionar fuertes impactos ambientales. En relación con este hecho, se ha publicado esta semana un estudio en la revista Biological Invasions, liderado por científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), donde precisamente se analizan los factores asociados a esta rápida expansión, cuyos resultados han sido reveladores.

Dicho estudio parte de la hipótesis de que tanto las alteraciones climáticas como los cambios en los usos del suelo podrían ser las causas determinantes de dicha invasión. Sin embargo, los investigadores han comprobado que en conjunto, la asociación entre el cambio climático y la expansión del topillo es débil y no concluyente. Ciertas variables climáticas favorecen a los roedores (inviernos cálidos y húmedos) mientras que otras les son desfavorables (veranos cálidos y secos). Por tanto, concluyen que la tendencia del clima, por sí misma, no parece ser suficiente para explicar la rápida expansión del topillo.

Por otra parte, han comprobado que los cambios en el uso del suelo sí tienen una relación mucho más estrecha con respecto a la reciente colonización. Y es que el fuerte aumento que ha tenido lugar en las últimas décadas en esta región de las superficies de “cultivos verdes” (alfalfa, cereales de regadío y herbáceos de regadío), en detrimento de los de secano, podría ser la causa subyacente más importante de la invasión. Los cultivos verdes son particularmente importantes para los topillos, puesto que les proporciona alimento durante el periodo más desfavorable, el verano. Además, en las plantaciones de alfalfa estos roedores encuentran refugio, comida y estabilidad para construir sus madrigueras subterráneas, debido a sus menores ciclos de arado.

El estudio afirma también que otros cambios en el uso del suelo pueden haber contribuido al éxito de los Microtus. La cada vez mayor homogeneización del medio, con grandes extensiones continuas de monocultivo, es claramente favorecedora para sus poblaciones, puesto que reduce la presencia de sus depredadores naturales. La disminución de la ganadería en la zona, en particular de ovejas y cabras, también se apunta como responsable.

Los investigadores señalan que estos cambios recientes en el uso del suelo, donde se ha modificado el paisaje, convirtiéndolo en un hábitat óptimo para los topillos campesinos, no van a cambiar de la noche a la mañana; debido al enfoque económico del actual modelo de agricultura, donde se priman los ingresos más altos y las mayores exigencias a determinados cultivos. Sin embargo, esperan que estos resultados puedan servir para encontrar métodos de prevención y control de plagas que sean duraderos, económicamente viables y que no sean dañinos para el medio ambiente.

Ampliar información