Contacte con nosotros

Especialistas en control de plagas. Resultados garantizados, al mejor precio.

Empresa de Control de Plagas y Desinfección en Madrid

Empresa de control de plagas y desinfección

BIODAL CONTROL AMBIENTAL es una empresa de control de plagas urbanas, desinfección y control de la bacteria Legionella; con sede en Madrid y fundada por dos Licenciados en Biología con amplia experiencia en temas de índole medioambiental.

Contamos con un personal técnico altamente cualificado y en continua formación, capaz de resolver todas sus dudas, de diagnosticar el problema y de eliminar la plaga a la mayor brevedad posible; realizando de este modo un servicio de alta calidad. Nuestros técnicos se responsabilizan en todo momento del tratamiento adoptado, haciendo de la profesionalidad y el compromiso sus señas de identidad.

Ofrecemos un servicio personalizado y ajustado a sus necesidades, empleando los mejores productos disponibles en el mercado y haciendo uso de las técnicas más adecuadas para cada situación.

Conscientes de la cada vez mayor preocupación social por los temas relacionados con la salud y el medio ambiente, desde BIODAL cuidamos especialmente estos aspectos apostando por la prevención y las medidas de actuación pasivas, con el objeto de reducir al máximo posible el empleo de biocidas y demás productos químicos. Cuando su uso sea imprescindible se empleará siempre el producto menos nocivo y más específico para la plaga que se desee combatir.

La empresa está inscrita en el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Biocidas (ROESB) de la Comunidad de Madrid con el número 914-CM-S.

Somos miembros de la Asociación Madrileña de Empresas de Desinfección (AMED).

Por todo ello, si precisa de cualquiera de los siguientes servicios: fumigación, desinsectación, eliminar cucarachas, eliminar chinches de cama, desratización, desinfección, control de aves, tratamientos fitosanitarios o prevención y control de Legionella; póngase en contacto con nosotros y le asesoraremos, ofreciéndole la mejor solución a sus necesidades.

Investigadores españoles patentan un repelente frente a una dañina plaga

Investigadores españoles patentan nuevo método frente a plaga de las plataneras

26 Enero, 2023

En el ámbito del control de plagas, existen diferentes tipos de métodos para combatir a los organismos nocivos; ya se traten de plagas urbanas, agrícolas o forestales. Los métodos químicos, es decir, el empleo de biocidas, son los que se aplican con mayor frecuencia, pero no son los únicos. Están también los métodos físicos, como la colocación de trampas de captura o el uso de variables ambientales como la humedad y la temperatura. Por otro lado, las técnicas de control biológico de plagas son también habituales, destinadas principalmente a la lucha contra las plagas vegetales. Otro campo interesante de la sanidad ambiental, aunque poco desarrollado, es el de los repelentes de plagas. En este ámbito, un grupo de investigadores españoles ha patentado una solución repelente contra una de las plagas más dañinas que afectan a los cultivos de plátanos. Lo vemos a continuación.

Científicos del grupo de fitopatología de la Universidad de Alicante (UA) han descubierto un repelente capaz de hacer frente a la plaga del picudo negro de las plataneras (Cosmopolites sordidus), coleóptero perteneciente a la Familia Curculionidae, procedente de Malasia e Indonesia, aunque con una distribución actual cosmopolita, y que es considerado como una de las peores plagas que afectan a las plataneras. Está presente en todas las regiones productoras de plátanos, incluida las Islas Canarias. La producción mundial de estos frutos alcanza los 114 millones de toneladas al año, siendo la fruta que más se consume y cultiva en el mundo, formando parte de la dieta básica de muchos países. De ahí la importancia que tiene el descubrimiento de una nueva herramienta capaz de controlar esta plaga.

En la investigación también han intervenido otros equipos científicos de Italia, Bélgica, Kenia, Costa Rica y Etiopía, entre otros, en el marco de un proyecto europeo denominado MUSA. En concreto, se han descubierto compuestos orgánicos volátiles (COVs), en hongos empleados como agentes de control biológico, que son capaces de repeler a este insecto plaga. Para comprobar su eficacia, los investigadores probaron la aplicación del repelente primero en laboratorio y posteriormente en campo, mediante la colocación de trampas cargadas con estos compuestos y dispuestas en plantaciones de plataneras afectadas por la plaga, ubicadas en el norte de Tenerife. En ambos casos, se pudo comprobar que el efecto repelente de los COVs funciona perfectamente, puesto que estos compuestos bloquean a los atrayentes naturales del picudo, es decir, a las feromonas. Este bloqueo incide directamente sobre el insecto plaga, puesto que evita que ambos sexos se encuentren, afectando claramente a su reproducción. Las feromonas del picudo se emplean actualmente para determinar la presencia o ausencia de la plaga en las plataneras. Hasta ahora, sólo el empleo de trampas de captura con este atrayente, era la única forma de combatir a estos insectos, si exceptuamos los métodos químicos.

Para un control más eficaz de las plantaciones frente a la plaga, los investigadores proponen combinar los nuevos repelentes con las trampas de captura, en una estrategia denominada push and pull, algo así como “apartar y atraer”. Consistiría en colocar las trampas con los repelentes justo en los límites de la plantación, mientras que las trampas con atrayente que capturan a los insectos se dispondrían fuera de ellas, evitando así que la plaga alcance al cultivo y termine dañándolo. Como se puede comprobar, el método es perfectamente compatible con la agricultura ecológica.

Los COVs descubiertos pueden obtenerse bien a partir de hongos o por síntesis química, formulándose de manera sencilla para su aplicación en campo, lo que supone unos costes de producción muy bajos. Una vez patentado el método, el grupo de investigadores está buscando la financiación necesaria para cubrir los costes finales de la fabricación comercial de trampas difusoras del repelente, para su aplicación en explotaciones agrícolas. Porque como ellos mismos afirman, “invertir en investigación y desarrollo contra las plagas, es invertir en futuro”.