Especialistas en control de plagas. Resultados garantizados, al mejor precio.

Métodos alternativos en la lucha contra los topillos

Cernícalo con un topillo sobre caja nido

8 Agosto, 2014

El Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (Grefa) ha llevado a cabo estos días la instalación de 120 postes con cajas-nido en los términos municipales segovianos de Aldearreal y Escalona. El objetivo que persiguen es la cría en la zona de especies de aves depredadoras como los cernícalos vulgar o primilla (Falco tinnunculus y F. naumanni) o la lechuza común (Tyto alba) para así ayudar a controlar las poblaciones de topillos campesinos (Microtus arvalis). Las actuaciones se enmarcan dentro del proyecto sobre Control Biológico de Plagas de Topillo que la entidad viene realizando conjuntamente con la Conserjería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León para la gestión de depredadores autóctonos especialistas en roedores.

El topillo campesino es un pequeño roedor con distribución europea, que presenta en la Península Ibérica una población aislada. En España, su distribución se limitaba hace 20 años a los sistemas montañosos de la mitad norte, pero los ciclos poblacionales que ha ido experimentando la especie a partir de los años Ochenta, con explosiones demográficas cada tres o cuatro años, han hecho que haya colonizado otras áreas y actualmente haya pasado a ocupar la práctica totalidad de la Meseta Norte.

Estos aumentos súbitos en su número, característica propia de la subfamilia a la que pertenecen, Arvicolinae, unidos a la existencia de enormes extensiones de monocultivos sin ningún tipo de vegetación natural o pie de árbol que facilite la persistencia de especies depredadoras, han convertido a este pequeño animal en un verdadero problema para los agricultores de la zona. No hay más que recordar la plaga sufrida durante el año 2007, donde se invirtieron grandes cantidades de dinero para combatirla por medios químicos, con el consecuente impacto negativo sobre el entorno.

Pero no sólo los topillos causan graves daños en los cultivos, especialmente en los de regadío, por consumo directo de las plantas, sino que a esto hay que añadir la desnivelación de terrenos y la inutilización de acequias, además de los problemas sanitarios que ocasionan puesto que son portadores del virus de la rabia o de la bacteria de la tularemia entre otros.

Por todo ello en el año 2009 Grefa inició este proyecto pionero sobre control biológico por depredación, que está obteniendo resultados prometedores. Por eso se han ido extendiendo las zonas en las que se están llevando a cabo las actuaciones necesarias para implantarlo. Un dato a tener en cuenta es que una sola pareja de cernícalos vulgares es capaz de consumir una media de 700 topillos durante su periodo reproductor, de abril a agosto.

Por otro lado, también se está probando el método para el caso de la comadreja, Mustela nivalis, otro importante depredador del topillo, mediante acciones de mejora ambiental que favorezcan su presencia. Y es que son muchas las especies de animales que pueden ayudarnos a combatir a los topillos, desde reptiles como las culebras, diferentes tipos de aves, mamíferos como los turones, las garduñas, las jinetas o los zorros. Por tanto, no hay más que echar mano de la biodiversidad para encontrar las herramientas necesarias que nos pueden ayudar a resolver los problemas de plagas. 

Ampliar información