Especialistas en control de plagas. Resultados garantizados, al mejor precio.

Las culebras invaden Ibiza y Formentera

Ejemplar de culebra de herradura, especie invasora de ofidio más abundante en Ibiza

01 Abril, 2015

Aunque resulte extraño, no todas las invasiones de especies exóticas provienen de lugares remotos, sino que a veces el origen de las mismas puede estar muy próximo. Es lo que está sucediendo precisamente en las islas de Ibiza y Formentera. Desde principios del presente siglo, las Pitiusas están siendo colonizadas por varias especies de culebra procedentes de la Península Ibérica. Este hecho está causando una enorme preocupación en las autoridades y entidades conservacionistas locales por las repercusiones que podría tener en el entorno natural insular.

Y es que a diferencia de otras islas de las Baleares o del resto del Mediterráneo, Ibiza y Formentera se han visto libres de la presencia de ofidios desde que el hombre colonizó estos territorios. De hecho, ambas islas sólo albergaban cuatro especies de reptiles al comenzar el Siglo XXI: la endémica lagartija de las Pitiusas (Podarcis pityusensis), la salamanquesa común (Tarentola mauritanica), la salamanquesa rosada (Hemidactylus turcicus) y la tortuga mora (Testudo graeca).

Sin embargo, debido al intenso tráfico de olivos para ornamentación que en las últimas décadas ha tenido lugar desde diversas partes de la Península, el catálogo de herpetofauna de Ibiza y Formentera ha sufrido varias incorporaciones recientes. Y es que un olivo, como cualquier árbol, dispone de numerosos refugios en tronco y cepellón en los que pueden esconderse especies propias del territorio de procedencia. Si el traslado de los ejemplares se realiza en invierno, todo aquel reptil que lleve alojado se encontrará en fase de brumación o hibernación reptiliana, por lo que no se moverá durante el viaje y sólo se activará en primavera cuando el olivo se encuentre en su destino. En dicha fase, los reptiles pueden soportar incluso la acción de los plaguicidas. Si la importación de olivos es masiva y éstos quedan almacenados durante un tiempo en viveros, las probabilidades de naturalización de las especies introducidas son muy altas, actuando dichos puntos como focos de dispersión y colonización.

En concreto las especies de culebra detectadas en las islas desde el año 2003 son tres: la culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis), la de escalera (Rhinechis scalaris) y la bastarda (Malpolon monspessulanus), esta última mucho más escasa y sólo presente en Ibiza.

Para evitar que las culebras se conviertan en una plaga, el Consell d´Eivissa inició en 2014 un proyecto piloto para tratar de erradicarlas. Éste incluye distintos tipos de actuaciones como las campañas informativas y formativas, la implantación de medidas para minimizar nuevas entradas de ofidios, en especial en los viveros, y un programa de capturas. Dicho proyecto va a entrar en su segunda fase este mes de abril. Durante el pasado año 2014 fueron capturados un total de 118 ejemplares de las distintas especies.

Los ofidios son depredadores muy especializados que pueden llegar a causar serios trastornos medioambientales, sanitarios, económicos o sociales cuando sus poblaciones se desequilibran. Los desequilibrios más pronunciados han ocurrido precisamente en islas, debido a la fragilidad o vulnerabilidad de éstas frente a las introducciones. Uno de los casos más graves es el de la isla de Guam que a mediados del siglo pasado sufrió la entrada de algunos ejemplares de la culebra arborícola Boiga irregularis. En pocos años, estas culebras colonizaron por completo la isla y alcanzaron densidades elevadísimas, llegando a extinguir 12 especies distintas de aves, 6 de reptiles y 2 de murciélagos. En la actualidad y a pesar de los recursos invertidos, la plaga continúa activa.

En el caso concreto de Ibiza y Formentera preocupa por ejemplo la incidencia en las poblaciones de la citada lagartija endémica. Por otro lado, no deja de resultar curioso que la actividad humana haga que especies protegidas dentro de un mismo país puedan constituir plagas en zonas concretas del mismo. Esperemos que los esfuerzos que se están realizando den pronto resultados positivos.

Ampiar información