Contacte con nosotros

Especialistas en control de plagas. Resultados garantizados, al mejor precio.

¿Cómo puedo evitar que aparezcan plagas en mi casa o negocio?

Cómo prevenir la aparición y proliferación de cucarachas, ratas y otras plagas

9 Marzo, 2022

Como comentamos muchas veces en esta sección, en el control profesional de plagas no todo consiste en la aplicación de tratamientos de desinsectación y desratización. Ya sea empleando biocidas o métodos físicos de captura de organismos plaga, este tipo de acciones son puntuales, correcciones o soluciones que deben adoptarse cuando ya se ha producido un problema; esto es, la presencia o proliferación de una plaga en una vivienda, comunidad de propietarios o negocio. En estos casos, desde luego que es importante contar con técnicos profesionales que sepan desarrollar estos tratamientos de la forma más eficaz y segura posible. Pero antes que todo esto, es importante llevar a cabo medidas preventivas que eviten este tipo de situaciones, es decir, que se adelanten a una infestación por plagas. Por ello, los técnicos de control de plagas debemos prestar el asesoramiento necesario para que se implementen todo tipo de medidas preventivas que eviten la entrada y/o proliferación de organismos nocivos. Pero entonces, ¿cómo se puede evitar que aparezca una plaga en casa o en un negocio?

En primer lugar, hay que ponerles a las plagas la mayor cantidad posible de barreras físicas que les dificulten la entrada. Hablando en un lenguaje más técnico, se debe actuar sobre los elementos estructurales y constructivos de las edificaciones. Muchas de las plagas urbanas más comunes como las cucarachas, las ratas o los ratones, aprovechan cualquier deficiencia o elemento constructivo en mal estado para introducirse en el interior de las instalaciones. Por ello, es fundamental asegurarnos que las posibles vías de entrada se encuentren lo más cerradas posibles. Hermetizar por completo un local o vivienda es muy complicado, pero la idea es ponérselo lo más difícil posible a las especies plaga. Desagües tapados, pasatubos y conexiones de servicio sellados, mosquiteras en ventanas, burletes en las puertas de acceso o hermeticidad de los elementos de la red de saneamiento (arquetas, mochetas de bajantes, sumideros, etc.), son algunas de las medidas más frecuentes e importantes a adoptar.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el comportamiento de los usuarios de las instalaciones es clave a la hora de que las plagas se vean atraídas hacia dichas instalaciones o que proliferen en ellas, una vez que han conseguido entrar. El control de las condiciones higiénico-sanitarias y ambientales, es uno de los principales factores que evitarán dicha proliferación. Un ejemplo, las cucarachas alemanas o rubias, que a diferencia de las cucarachas negras o americanas no proceden de la red de saneamiento, lo tendrán mucho más fácil para criar y expandirse por una vivienda o negocio, si el grado de limpieza no es óptimo. Es verdad que pueden alimentarse de casi cualquier cosa, por tanto pueden subsistir aunque esté todo perfectamente limpio. Aun así, la limpieza evitará que proliferen hasta niveles preocupantes, haciendo más difícil su control. Casi tan importante como la higiene, e íntimamente relacionado con ésta, es el orden. Almacenar alimentos, objetos, mercancías o enseres en exceso y de manera desordenada, dificulta enormemente las tareas de limpieza, así como la detección y eliminación de las plagas, además de proporcionarles lugares para reproducirse y refugiarse.

Otro ejemplo más sobre cómo este tipo de factores influyen en la aparición de un problema de plagas. Nos ha sucedido en varias ocasiones que un cliente, del sector de la hostelería, nos avisa sobre la aparición de mosquitos o moscas pequeñas en su local. Los técnicos de nuestra empresa les informan de que la presencia de estos insectos voladores se suele deber a derrames de líquidos, encharcamientos o acúmulos de agua. Las larvas de estos insectos se desarrollan precisamente allí, en esos “charcos” improvisados. Sin embargo, los clientes suelen asegurar que lo han revisado todo y no existe tal cosa en su establecimiento. Los técnicos de Biodal Control Ambiental acuden al establecimiento en cuestión y al poco de inciar la inspección, suelen detectar pequeños encharcamientos, por ejemplo, junto al lavavajillas de la barra. No hay duda, las mosquitas que molestan a nuestros clientes surgen de allí. Por tanto, el control de los encharcamientos y de las humedades es otra de las medidas que evitan el desarrollo de muchas plagas.

Cumplir con estas directrices, entre otras, ayudará a evitar la aparición y proliferación de plagas. El asesoramiento técnico que presta Biodal Control Ambiental a sus clientes viene a reforzar estas labores de prevención. Aun con todo, si al final surge un problema de plagas, contrate cuanto antes los servicios profesionales de desinsectación y desratización que Biodal ofrece en Madrid.