Contacte con nosotros

Especialistas en control de plagas. Resultados garantizados, al mejor precio.

Tratamiento de desratización en una joyería de Madrid

Tratamiento de desratización en una joyería de Madrid

11 Diciembre, 2019

Cualquier instalación, sea un local, una vivienda, un sótano, una nave industrial o cualquier otra construcción humana, es susceptible de sufrir una plaga de insectos o roedores. El riesgo de acceso y/o proliferación de organismos nocivos siempre está presente, aunque será mayor o menor en función de múltiples circunstancias. El grado de limpieza, por ejemplo, y como hemos comentado en más de una ocasión, es un factor importante; sin embargo, la presencia de una plaga no está asociada necesariamente a una falta de higiene. Si estamos hablando de un negocio, el tipo de actividad que se desarrolle en él influye también en dicho riesgo. Especialmente sensibles son aquellos establecimientos o industrias en los cuales se almacenen, se elaboren, se sirvan o se consuman alimentos y/o bebidas. Aun así, aunque se dedique a otra actividad completamente diferente, ninguna instalación se encuentra a salvo. Prueba de ello es el caso que exponemos a continuación.

Hace unos días recibimos un aviso por la presencia de una rata en el interior de una joyería situada en una conocida calle comercial de la ciudad de Madrid. La rata, de buen tamaño, fue vista cruzando la tienda por un punto concreto. Tras acudir con la mayor celeridad posible que requieren estos casos, tras escuchar a la gerencia y a los empleados del local e inspeccionar las instalaciones, confirmamos la presencia de al menos un roedor, claramente una rata parda o de alcantarilla (Rattus norvegicus) en una zona concreta de la planta baja. Y no estaba de paso, puesto que parecía haber escogido este negocio para alimentarse. Pero, ¿qué hace una rata en una joyería? ¿De qué le sirve al roedor acceder a un recinto en el que se venden anillos, relojes o pulseras? La explicación es muy sencilla, a la vez que bastante reveladora.

La zona donde fue vista la rata dispone de una pequeña barra en la que se sirven algunos alimentos y bebidas con los que la joyería agasaja a sus clientes. De hecho, sobre el mismo mostrador, nuestros técnicos observaron varios boles expuestos con caramelos y bombones. Al revisar los bajos de esa zona de barra y mover los muebles y equipos allí presentes, los técnicos de Biodal encontraron bastantes envoltorios de dichos bombones, algunos de ellos con restos de estos dulces roídos y con las características marcas de incisivos de rata. No había duda, las ratas habían encontrado una suculenta fuente de alimentación en un tipo de negocio en el que, normalmente, no deberían darse este tipo de problemas.

Pero como hemos dicho, el riesgo siempre existe. Primero, por la existencia de una deficiencia que explicaba la entrada de la plaga a las instalaciones; en este caso, un orificio en la parte baja de una pared de pladur, por donde los empleados habían visto colarse a la rata, entre otros distribuidos por paredes y techos de todo el local. Segundo, la existencia de una fuente de atracción clara para la plaga, que no es otra que la existencia de alimentos totalmente accesibles. La situación obligó a tomar medidas de control directo, un tratamiento de desratización consistente en la colocación de varios cepos para la captura de ratas en la mencionada zona de barra. Al mismo tiempo, se indicó a la gerencia del establecimiento la necesidad de subsanar, lo antes posible, todas las deficiencias estructurales detectadas en el local, además de retirar todo tipo de alimentos expuestos antes del cierre del negocio. Tras la captura de un ejemplar de rata parda con los cepos indicados y la adopción de las recomendaciones dadas, la situación se resolvió de forma satisfactoria.

El caso anteriormente expuesto nos sirve perfectamente para evidenciar la idoneidad de que todo tipo de negocios cuenten con un servicio preventivo de control de plagas, con el objeto de evitar un problema de este tipo, el cual puede dañar severamente la imagen comercial y el prestigio de cualquier establecimiento. De especial relevancia son aquellas instalaciones que, sin estar dedicadas a la hostelería o a la alimentación, disponen de zonas para la venta, servicio o consumo de alimentos y/o bebidas; como puede ocurrir por ejemplo en edificios de oficinas con comedor, locales con zona de office o en instalaciones similares a la que hemos visto. Para todos ellos, Biodal Control Ambiental es su empresa de control de plagas en Madrid.