Especialistas en control de plagas. Resultados garantizados, al mejor precio.

Métodos de control biológico en la gestión de plagas urbanas

Métodos de control biológico de plagas urbanas

24 Febrero, 2019

El control biológico de plagas es una alternativa interesante para gestionar organismos nocivos, puesto que implica no usar productos biocidas. En general, estas técnicas se utilizan para eliminar plagas fitosanitarias, por lo que su ámbito de aplicación suele ser el medio agrícola o forestal. Teniendo claro que este tipo de métodos deben estar perfectamente diseñados y controlados, son una buena opción al empleo de químicos. Pero, ¿qué pasa con las plagas urbanas? ¿Existen métodos de control biológico para eliminar cucarachas o ratas?

Lo primero que hay que saber es que los métodos de control biológico no se emplean en el control de plagas urbanas en España. Para eliminar cucarachas, hormigas, chinches de cama, ratas o ratones, las empresas de control de plagas disponemos de diversas herramientas, como la implantación de medidas preventivas o correctoras, los métodos físicos o la aplicación de biocidas. Lo más parecido al control biológico que se usa contra plagas urbanas es la tierra de diatomeas, constituida por material fosilizado de estas algas unicelulares. Al tener las diatomeas en su pared celular dióxido de sílice, éste perfora la cutícula de los insectos que entran en contacto con él, matándolos por deshidratación. Por tanto, se trata más de un proceso físico que biológico, siendo en muchos casos sílice sintético, por lo que realmente no se puede encuadrar dentro de este tipo de métodos.

Sin embargo, algunos autores señalan la buena potencialidad que determinados agentes biológicos tienen para la gestión de plagas urbanas de insectos. Por ejemplo, se ha demostrado la patogenicidad de las bacterias Bacillus thuringiensis sobre cucarachas alemanas (Blatella germanica) y americanas (Periplaneta americana); si bien es cierto que son resultados “in vitro”, en laboratorio, puesto que no existen estudios de campo que corroboren su efectividad. También se cita la comercialización en China de un gel insecticida contra cucarachas formulado con virus de la Densonucleosis (DNV). Aun así, el empleo de microorganismos patógenos y virus en entornos domésticos y urbanos puede causar rechazo social, por lo que no parece fácil su uso.

Los expertos otorgan mayor potencialidad al empleo de hongos entomopatógenos y nematodos parásitos para eliminar cucarachas. Como en el caso anterior, se ha demostrado en laboratorio elevadas mortalidades de éstas frente a dichos organismos. Sin embargo, existe como factor limitante de su utilización en ambientes domésticos, el riesgo de generar una contaminación o provocar alergias, especialmente los hongos. Para evitar esto, se pueden usar estaciones de cebado en puntos estratégicos de las instalaciones, evitando así una aplicación dispersa. Mejor opción para usar hongos y nematodos entomopatógenos es el alcantarillado, pudiéndose así gestionar poblaciones urbanas de cucaracha americana y negra (Blatta orientalis). Hay que decir que todos estos “productos biológicos” deben estar inscritos en el Registro Oficial de Biocidas, por lo que habría que determinar si pueden ser utilizados o no por personal no especializado.

Por otro lado, las cucarachas tienen diversos enemigos naturales que podrían jugar un papel importante en su control. En su mayoría se trata de avispas parasitoides de ootecas. Aunque se ha llevado a cabo alguna liberación experimental de estos insectos con buenos resultados, tampoco parece que sea una estrategia factible, más si tenemos en cuenta que algunos de estos parasitoides son especies no autóctonas. Además, en determinados ámbitos como la industria alimentaria, según la normativa vigente, no podrían emplearse debido al riesgo de contaminación.

Con respecto al control biológico de roedores, el uso de patógenos se complica, por riesgo de transmisión al ser humano. Existen por otro lado un amplio abanico de depredadores que pueden controlar a sus poblaciones (felinos, rapaces, mustélidos, culebras, etc.); aunque no resultan de utilidad cuando hay que resolver un problema puntual por presencia de ratas o ratones en una vivienda o negocio. Por tanto, mientras se desarrollan métodos biológicos viables para luchar contra las plagas urbanas, la mejor solución es el control integrado de las mismas. En este sentido, Biodal Control Ambiental ofrece los mejores servicios de desinsectación y desratización para eliminar plagas de insectos y roedores en Madrid.