Especialistas en control de plagas. Resultados garantizados, al mejor precio.

Detectan por primera vez hormigas de fuego en España

Descubren colonias de pequeña hormiga de fuego en España

13 Diciembre, 2018

Hace unas semanas veíamos un ejemplo de como las hormigas son de los insectos invasores que más problemas pueden ocasionar en aquellas zonas donde se establecen. Por lo general, afectan a la biodiversidad del entorno, compitiendo con las especies autóctonas y reduciendo la abundancia de otros animales locales. El hecho de que estos efectos no sean visibles a corto plazo y que su presencia no afecte, en principio, a la salud, alimentos o materiales humanos, hace que este tipo de noticias no despierte demasiado interés en la sociedad. Sin embargo, cuando el invasor provoca daños a las personas, las informaciones sobre el hallazgo de una nueva especie exótica sí que llaman la atención e incluso provocan alarma social.

Titulares de prensa aparecidos recientemente en España hablaban sobre la detección, por primera vez en Europa, de una población establecida y en expansión de las conocidas como hormigas de fuego. Se trata en concreto de la especie Wasmannia auropunctata u hormiguita de fuego. El hallazgo ha tenido lugar en nuestro país, concretamente en un terreno de unas seis hectáreas de extensión de una urbanización de Marbella. El descubrimiento, realizado por un grupo de expertos liderados por Xavier Espadaler, investigador del CREAF y la Universidad Autónoma de Barcelona, ha sido publicado en un artículo científico de la Asociación Ibérica de Mirmecología.

Lo primero que debemos aclarar es que, normalmente, se denominan hormigas de fuego a insectos himenópteros del Género Solenopsis, originario de Sudamérica, con más de 280 especies distintas, algunas de las cuales son también plagas invasoras. Estas hormigas, en general de mayor tamaño que las descubiertas en Málaga, se caracterizan por reaccionar de manera agresiva contra los intrusos, llegando a provocar dolorosas picaduras en el ser humano. La hormiga detectada en Málaga pertenece a otro género, pero también es originaria de Sudamérica, compartiendo además con las hormigas de fuego su capacidad de provocar picaduras, aunque menos graves. De hecho, fue un vecino de la citada urbanización el que alertó a una empresa local de control de plagas de la existencia de unas pequeñas hormigas que picaban, lo que permitió descubrir su existencia.

W. auropunctata es una hormiga social muy pequeña, entorno al milímetro de longitud, lo que dificulta significativamente su detección. Su coloración varía de castaño rojizo a castaño claro. Se trata de una especie generalista en su dieta y, en su región de origen, suele anidar en la hojarasca. Típica de las zonas tropicales de la américa continental central y del sur, ha invadido otras regiones de esta latitud, incluyendo áreas subtropicales. En la actualidad, está presente en zonas tropicales de África, islas del Caribe y del Pacífico, así como en Oceanía, incluyendo el noreste de Australia. En muchas ocasiones aparece asociada a plantaciones intensivas de café o cacao, donde constituyen una auténtica plaga. En Europa ha sido citada en Reino Unido, Países Bajos e Italia; pero únicamente ejemplares aislados, no colonias establecidas, como en el caso de nuestro país. En España, según los expertos, se ve favorecida no sólo por las bondades del clima marbellí, sino también por las grandes extensiones de jardines bien regados. Que la costa sur de la Península presente altas temperaturas durante casi todo el año y su elevado grado de urbanización, pueden favorecer su asentamiento y proliferación. Por ello, los expertos no descartan que pueda aparecer en otras localizaciones. El motor de expansión y dispersión es, por supuesto, la actividad humana.

Como ya hemos comentado anteriormente, las picaduras en el ser humano suelen ser leves, aunque esto depende de la susceptibilidad de la persona afectada. Sin embargo, sí se han documentado casos de ceguera provocados por estas hormigas, tanto en animales silvestres como domésticos, tales como perros, gatos, jaguares, etc. Por tanto, se trata de una especie con relevancia sanitaria, lo que justificaría el interés mediático generado en torno a su descubrimiento. A esto hay que añadir su impacto en el entorno. Señalar que dentro del área de infestación, con un perímetro de 1,2 km y englobando unas 50 propiedades diferentes, no se detectó ninguna otra especie de hormiga durante las labores de prospección. Por todo ello, es urgente tomar medidas para el control de esta nueva plaga invasora. Recuerda que Biodal Control Ambiental, tu empresa de control de plagas en Madrid, elimina eficazmente hormigas y otros insectos.