Contacte con nosotros

Especialistas en control de plagas. Resultados garantizados, al mejor precio.

Polillas híbridas, una plaga de insectos con graves consecuencias

Plaga de polillas híbrida podría afectar a muchos cultivos

3 Mayo, 2018

Muchas de las plagas más dañinas tienen, actualmente, una distribución cosmopolita. Esto es debido a que el hombre es responsable de su propagación por todos los rincones del mundo. Gracias a esta capacidad de transporte involuntaria, determinados organismos que en su región de origen no resultan nocivos, pueden convertirse en plagas destructivas al trasladarse y asentarse en otras zonas. Una complicación adicional, que puede tener este motor de dispersión humano, es la hibridación. Según este fenómeno, seres vivos emparentados entre sí, pero con una distribución diferente, habitando incluso en continentes distintos; pueden coincidir en un área determinada. De esta forma, llegan a cruzarse y tener descendencia. El problema de los híbridos es que pueden resultar mucho más perjudiciales que sus progenitores, al combinarse determinadas características de los mismos. Es lo que podría ocurrir con una plaga fitosanitaria híbrida recientemente descubierta.

Un equipo de investigadores de la Organización de Investigación Científica e Industrial de la Commonwealth (CSIRO), en Australia, ha confirmado la aparición de una nueva especie de insecto muy dañino para determinados cultivos. Su origen es la hibridación espontánea de dos especies plaga ya conocidas, que a su vez resultan ser plagas importantes en diversas partes del mundo. Este descubrimiento ha sido revelado en un artículo publicado recientemente en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS). Según este estudio, el híbrido podría llegar a constituir una mega-plaga que afectaría en primer lugar a Sudamérica, para luego extenderse por otras regiones del planeta.

Los autores de la investigación afirman que los padres de la “criatura” son dos lepidópteros del Género Helicoverpa, pertenecientes a la Familia Noctuidae, que incluye a las denominadas popularmente como polillas. Se trata de H. armigera, conocida como gusano cogollero, oruga de la col o del tomate y H. zea, nombrada gusano del algodón o gusano elotero. Las larvas de estas dos mariposas provocan cuantiosos daños en una amplia variedad de cultivos con gran importancia a nivel mundial.

H. armigera está muy extendida por África, Asia y Europa; por eso se la conoce también como oruga del Viejo Mundo. Afecta a decenas de cultivos diferentes, como el algodón, el tomate, el pimiento, el tabaco, la col, el maíz, etc. Los daños que provoca así como los procedimientos para su control suponen un gasto de miles de millones de dólares al año en todo el mundo. Este insecto ha desarrollado además resistencias a múltiples pesticidas empleados para combatirlo, siendo la plaga agrícola que más informes sobre este fenómeno reporta. Su gran diversidad genética es la responsable de que esta polilla presente una alta capacidad de adaptación e invasión.

Por otro lado, H. zea se distribuye por América, desde el norte hasta el sur, pasando por Centroamérica y el Caribe. Esta polilla puede alimentarse también de una amplia variedad de cultivos, pero parece mostrar una preferencia definida, sobretodo en Norteamérica, por las mazorcas y espigas jóvenes de maíz; plantación con una importancia vital en muchas regiones de este continente. Por tanto, esta especie tiene un rango de plantas de las que se alimenta más reducido, además de una menor propensión a desarrollar resistencia a los plaguicidas.

Después de la reciente invasión del continente americano por parte de H. armigera, detectada por primera vez en Brasil en el año 2013, existía la preocupación de su hibridación con H. zea. Mediante la re-secuenciación y posterior estudio del genoma de ambas especies, los autores del estudio han podido verificar el cruzamiento, al detectar varios ejemplares híbridos en plantaciones infestadas del país carioca. También afirman que es fácil que el nuevo híbrido pase desapercibido al presentar caracteres externos muy similares a los de las polillas originales. Las consecuencias de esta hibridación implicarían la creación de una nueva plaga caracterizada por poseer genes asociados a resistencias a pesticidas y a un aumento del rango de plantas atacadas, lo que afectaría gravemente a la producción agrícola mundial. Los límites geográficos ilimitados que presentaría dicha plaga harían que se pudiera expandir rápidamente por Sudamérica y desde allí al resto del mundo.