Especialistas en control de plagas. Resultados garantizados, al mejor precio.

¿Pueden sobrevivir las cucarachas a un holocausto nuclear?

El mito sobre si las cucarachas pueden sobrevivir a una guerra nuclear

12 Abril, 2017

Quien haya sufrido una plaga de cucarachas en su hogar o negocio sabrá de primera mano lo difícil que es deshacerse de ellas. En la mayoría de las ocasiones, ni una limpieza exhaustiva de las instalaciones, ni los remedios caseros, ni vaciar unos cuantos botes de insecticida doméstico bastan para acabar con estos molestos insectos. La mejor solución es siempre contactar lo antes posible con una empresa de control de plagas. Aunque, a decir verdad, hay veces que estos organismos nocivos también nos ponen a prueba a los profesionales del sector de la sanidad ambiental. Pero, ¿Qué hace que las cucarachas sean tan resistentes? ¿Es cierto el dicho popular de que estos insectos serían los únicos seres vivos que quedarían en La Tierra después de una guerra nuclear a nivel mundial? Un conocido programa de televisión ha tratado de responder a esta última pregunta mediante un curioso experimento.

Al parecer, este mito urbano pudo surgir tras los bombardeos nucleares realizados sobre las poblaciones japonesas de Hiroshima y Nagasaki, en el año 1945. Posteriormente, esta creencia popular ha sido utilizada en múltiples ocasiones para alertar sobre los peligros de las armas nucleares y las consecuencias de su empleo en una nueva guerra global. Para comprobar si esta afirmación es cierta, el programa de televisión Cazadores de Mitos, del canal Discovery Channel, se propuso investigarlo. Seleccionaron varios grupos de cucaracha alemana (Blatella germanica) y los sometieron a tres niveles diferentes del metal radiactivo Cobalto 60. Cada grupo de insectos fue sometido a un nivel de radiación diferente. Los niveles elegidos fueron 1.000, 10.000 y 100.000 rad (unidades de radón, antigua unidad para medir la dosis de radiación absorbida). Durante un mes, se estudió a las cucarachas para ver los efectos de esta radiación.

Transcurrido ese tiempo, del grupo de cucarachas sometido a 1.000 rad, cantidad de radiación con la que un ser humano hubiera muerto en unos 10 minutos, la mitad de los individuos seguía vivo. De los insectos que fueron sometidos a 10.000 rad, radiación equivalente a la emitida por la bomba de Hiroshima, un 10% de los mismos sobrevivió al mes. Por último, el grupo sometido a 100.000 rad murió en su totalidad. Por tanto, el mito parece demostrado sólo en parte. Existe una hipótesis para explicar esta mayor resistencia de las cucarachas a un entorno radiactivo. Al parecer, las células son más sensibles a la radiación cuando se están dividiendo. Mientras que en un ser humando dicha división se produce de manera constante, en las cucarachas las células se subdividen más lentamente, sobretodo en estado adulto, coincidiendo además con los periodos de muda. Precisamente, es esta lentitud en la división celular la que generaría una especie de mecanismo de protección frente a la radiación.

Dejando a un lado que se trata de una “investigación” realizada para un programa de televisión, la afirmación de que las cucarachas sobrevivirían a una guerra nuclear es, por varias razones, más un mito popular que una realidad. Por un lado, hay que decir que nada puede sobrevivir en un radio de un par de kilómetros a la redonda donde haya explotado una bomba nuclear, puesto que se alcanzan unas temperaturas tan elevadas (más de 900 ºC) que incineran toda forma de vida. Además, la potencia de cualquier bomba nuclear actual superaría claramente la de Hiroshima, por lo que el porcentaje de cucarachas supervivientes se vería reducido significativamente con respecto al experimento en cuestión.

Cabe destacar que el exoesqueleto de los artrópodos es una de las características fundamentales de su éxito evolutivo. Esta cutícula protectora les ha permitido colonizar todos los medios posibles, por muy extremos que sean, desde altas montañas hasta las más profundas fosas marinas. Incluso les ha hecho resistentes a insecticidas y demás productos biocidas. Por tanto, podría afirmarse que también les ayudaría a sobrevivir en condiciones tan adversas como las de este escenario postapocalíptico. Sin embargo, hay que decir que este rasgo, al igual que la lenta división celular, no sólo es propio de las cucarachas, sino también de otros artrópodos. Por tanto, si las cucarachas sobreviven a estas condiciones, es lógico pensar que también podrían hacerlo perfectamente otros insectos, arácnidos, crustáceos, miriápodos, etc.

De vuelta al mundo actual, mientras nos toque convivir con estos insectos, Biodal Control Ambiental ofrece eficaces servicios de desinsectación para eliminar cucarachas en Madrid.