Especialistas en control de plagas. Resultados garantizados, al mejor precio.

Se buscan soluciones para el control de la mosca negra

Ejemplares de simúlidos o moscas negras, plaga en España

9 Septiembre, 2016

En esta sección tratamos constantemente de poner de manifiesto la importancia que tiene, para la sociedad, el control de plagas. La presencia de insectos, así como la de otros organismos nocivos, puede resultarnos más o menos molesta. Sin embargo, existen otros efectos negativos más relevantes que dichos animales pueden ocasionarnos. Y desde luego, la incidencia en la salud pública, es uno de ellos. Chinches, mosquitos o garrapatas, éstas últimas de actualidad debido a los recientes casos de transmisión de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo en Madrid, son buena prueba de ello. Por ello, es imprescindible la investigación y el desarrollo de nuevos tratamientos que permitan el control de todos estos organismos plaga. Una buena estrategia es la celebración de congresos científicos, donde se aporten todo tipo de ideas para buscar las mejores soluciones a estos problemas.

Precisamente, estos días se está celebrando en Zaragoza un congreso internacional en el que participan una treintena de investigadores, de una docena de países de Europa, África y América; sobre las denominadas moscas negras. El evento está organizado por la Universidad de Zaragoza y el Centro de Investigación Biomédica de La Rioja, siendo la primera vez que se organiza en España. El objetivo de dicho congreso es tratar de buscar nuevas vías de control de este insecto, cuyas picaduras pueden producir importantes reacciones cutáneas en los humanos y en los animales, y que están provocando importantes problemas en nuestro país, especialmente en la zona del Valle del Ebro.

Las moscas negras son un grupo de dípteros pertenecientes a la Familia Simuliidae, caracterizados por criar exclusivamente en aguas corrientes, es decir, ríos y arroyos. Se trata de insectos hematófagos telmófagos; esto es, muerden y producen picaduras dolorosas en sus víctimas, inoculando diversas sustancias a sus víctimas antes de ingerir la sangre, pudiendo dar lugar así a importantes reacciones alérgicas. Además, los simúlidos están implicados en la transmisión de varias enfermedades producidas por parásitos, entre las que destaca la  oncocercosis o ceguera de los pantanos. Esta afección presenta gran incidencia en determinadas zonas del continente africano, existiendo también pequeños focos en Centroamérica y norte de Sudamérica; así como en algunas zonas de la Península Arábiga. A sus efectos hay que sumar la transmisión de enfermedades al ganado, que provocan pérdidas de peso y alteraciones en la reproducción de los ejemplares, traduciéndose en importantes pérdidas para la producción.

Las moscas negras han estado siempre presentes en nuestro país, conociéndose sus efectos en la salud humana y animal desde antiguo. Sin embargo, desde la década pasada, se ha multiplicado su afección en determinadas zonas de Cataluña y Aragón. Además, los esfuerzos realizados para erradicar esta plaga no están dando los resultados esperados. Por ello, las investigaciones sobre el comportamiento de los simúlidos, su ecología, su biodiversidad o la identificación genética de las distintas especies, resultan imprescindibles.

Para controlar las poblaciones de este insecto, suelen realizarse tratamientos en los cursos de agua con esporas de Bacillus thuringiensis. En el citado congreso, se ha presentado además un novedoso estudio sobre el sudor humano y el de diferentes animales, para conocer qué atrae a cada una de las distintas especies de mosca negra. Y es que cada una de ellas presenta distintos grados de agresividad, no atacando por igual a todos los humanos ni tampoco a todos los animales. Los resultados de esta investigación facilitarán el desarrollo futuro de algún tipo de cebo u otra tecnología que permita mantener a raya a estos molestos insectos.