Contacte con nosotros

Especialistas en control de plagas. Resultados garantizados, al mejor precio.

Empresa de Control de Plagas y Desinfección en Madrid

Empresa de control de plagas y desinfección

BIODAL CONTROL AMBIENTAL es una empresa de control de plagas urbanas, desinfección y control de la bacteria Legionella; con sede en Madrid y fundada por dos Licenciados en Biología con amplia experiencia en temas de índole medioambiental.

Contamos con un personal técnico altamente cualificado y en continua formación, capaz de resolver todas sus dudas, de diagnosticar el problema y de eliminar la plaga a la mayor brevedad posible; realizando de este modo un servicio de alta calidad. Nuestros técnicos se responsabilizan en todo momento del tratamiento adoptado, haciendo de la profesionalidad y el compromiso sus señas de identidad.

Ofrecemos un servicio personalizado y ajustado a sus necesidades, empleando los mejores productos disponibles en el mercado y haciendo uso de las técnicas más adecuadas para cada situación.

Conscientes de la cada vez mayor preocupación social por los temas relacionados con la salud y el medio ambiente, desde BIODAL cuidamos especialmente estos aspectos apostando por la prevención y las medidas de actuación pasivas, con el objeto de reducir al máximo posible el empleo de biocidas y demás productos químicos. Cuando su uso sea imprescindible se empleará siempre el producto menos nocivo y más específico para la plaga que se desee combatir.

La empresa está inscrita en el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Biocidas (ROESB) de la Comunidad de Madrid con el número 914-CM-S.

Somos miembros de la Asociación Madrileña de Empresas de Desinfección (AMED).

Por todo ello, si precisa de cualquiera de los siguientes servicios: fumigación, desinsectación, eliminar cucarachas, eliminar chinches de cama, desratización, desinfección, control de aves, tratamientos fitosanitarios o prevención y control de Legionella; póngase en contacto con nosotros y le asesoraremos, ofreciéndole la mejor solución a sus necesidades.

El futuro de los biocidas de uso doméstico para el control de plagas

El futuro de los biocidas de uso doméstico (I)

17 Abril, 2019

Uno de los debates que afectan directamente al sector de la sanidad ambiental es el del uso de productos químicos para el control de plagas. ¿Qué es peor para la salud, sufrir una plaga de cucarachas o ratas, con todos los riesgos sanitarios que conlleva, o estar expuesto a los efectos del biocida que se emplee para erradicarla? En el ámbito profesional, esta controversia fue resuelta en gran medida hace unos años, gracias al Control Integrado de Plagas. Como sabemos, la aplicación de químicos es el último recurso, cuando ya se han agotado el resto de alternativas. Dicha aplicación, perfectamente justificada, deber realizarse además con el producto adecuado al organismo nocivo a combatir, con la dosis precisa y utilizando la técnica de aplicación más apropiada. Sin embargo, esta filosofía no se tiene en cuenta a la hora de realizar tratamientos de tipo casero o doméstico.

Por lo general, el riesgo de usar productos químicos es algo asumido por parte de los profesionales del sector de control de plagas. Cuando es necesario emplearlos, tomamos las medidas necesarias para minimizar cualquier afección a nuestra salud, al personal de las instalaciones donde se haga el tratamiento y al medio ambiente. Sin embargo, ocurre todo lo contrario en el ámbito doméstico, donde estos riesgos son despreciados. Esta situación no es un problema menor, dada la enorme cantidad de insecticidas, raticidas y otros biocidas que se emplean de manera privada. Y no sólo nos referimos al producto químico propiamente dicho, sino también a la gestión de todos sus envases, los cuales deberían ser tratados de una manera adecuada, ya que se trata de residuos peligrosos.

Ante este panorama nos preguntamos si es razonable que, mientras a los profesionales cada vez se nos limita más la utilización de biocidas, los productos domésticos puedan emplearse sin apenas restricciones. Con los requerimientos normativos actuales y los que están por llegar, ¿cuál será el futuro de este tipo de productos?

En primer lugar, antes de tratar de resolver esta cuestión, debemos dejar claras las principales diferencias que existen entre los llamados productos químicos domésticos y los profesionales. Concretamente, la resolución de autorización e inscripción en el registro de biocidas, de cada producto particular, indica la categoría de usuario que puede aplicarlo. Dicha resolución los diferencia en tres categorías distintas:

  • Personal profesional especializado: operadores de control de plagas que han recibido formación específica frente al control biocida de acuerdo a la legislación nacional actual.
  • Personal profesional: usuario que aplica productos biocidas dentro de su lugar de trabajo. Este usuario tiene algunos conocimientos y habilidades en el manejo de productos químicos y es capaz de usar correctamente los equipos de protección personal (EPIs) si fuera necesario.
  • Público en general (personal no profesional): usuarios que no son profesionales y que aplican el producto biocida en el contexto de su vida privada.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es que un biocida autorizado para el público en general y otro que lo está para personal especializado, pueden pertenecer a una misma familia de biocidas (insecticidas, rodenticidas, protectores para madera, acaricidas, etc.) y por lo tanto estar destinados a controlar un mismo tipo de organismo diana. A pesar de ello pueden diferenciarse en cuanto a su composición, eficacia, persistencia, palatabilidad, capacidad de los envases, etc.

Pero, ¿es el tipo de biocida empleado el único factor que influye a la hora de eliminar satisfactoriamente una plaga? ¿Cuál será el futuro de todos los productos de ámbito doméstico? Contestaremos a estas preguntas en el próximo artículo.